domingo, 4 de diciembre de 2016

TIN HOUSE - St (USA, 1971)

Vamos a rescatar del olvido a este power-trio americano del que poca información circula por ahí y que, sorprendentemente, grabó este trabajo en 1971 con el sello grande como Epic, aunque su fama y repercusión fue nula. Y no es que ahora sea muy conocido ni mucho menos. Una pena, aunque ya estamos acostumbrados a estas cosas, pues por estos lares estos discos perdidos saben a gloria, aún con sus defectos.

El sonido de estos tipos recuerda por una parte a grupos de hard rock como Grand Funk, Frijid Pink, Leaf Hound o Highway Robbery pero por otra tienen en ocasiones un aire a los grupos británicos de blues rock y también a los grupos más duros de la psicodelia de finales de los 60. Como dato, y siguiendo con esa conexión con el blues, de las pocas cosas que se sabe que sus miembros es que su guitarrista, Floyd Radford, pasó después de esta aventura en Tin House a ser un habitual de la banda de Johnny Winter.

Un disco corto (el tema más largo no llega a los cuatro minutos) con canciones generalmente directas y muy guitarreras, con numeros brillantes en mi opinión como son "Personal Gain", "30 Weight Blues" o el mejor corte que para mí es "Silver Star", un tema que, junto a algún otro aún deja entrever ramalazos psicodélicos que complementan tan bien esa base hard rock.

Un par de temas menores no le restan demasiado al disco de Tin House y es mayormente una excelente colección de temas que conservan intacta la esencia de los grupos más o menos underground del hard setentero, siendo éste un ejemplar de los que vale la pena escuchar claramente.

VALORACIÓN:  8-8'5

TEMA CLAVE: "Silver Star"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: N.S.U. - Turn On, or Turn Me Down (UK, 1969)





sábado, 26 de noviembre de 2016

THEE HYPNOTICS - Come Down Heavy (UK, 1990)

Relegados a estas alturas al manido status de banda de culto, The Hypnotics tuvieron en su momento sus pequeños momentos de gloria compartiendo escena con bandas de la incipienta movida grunge y alternativa que empezaba a florecer a principios de los 90 en Estados Unidos, aunque en ningún caso llegaran a estar considerados como un grupo de primera fila en aquellos momentos, a pesar de elogios provenientes de otros ilustres como Sonic Youth, Black Crowes o Pearl Jam.

Después de hacerse un hueco en la escena alternativa londinense lograron captar la atención del sello SUB POP bajo el que editaron su disco Live'r Than God donde se recogían a partes iguales temas en estudio y en directo y donde Thee Hypnotics ya mostraban sus influencias basadas básicamente en el sonido Detroit con The Stooges y MC5 como principales referencias.

Un año más tarde y esta vez a través del sello Beggar's Banquet, el grupo continuó con este Come Down Heavy reviviendo ese high energy de su primer disco pero al mismo tiempo se adentró en los terrenos del hard rock y el heavy psych, siempre desde una perspectiva sucia y macarra que iba a marcar toda su trayectoria y que en mi opinión alcanza en este disco su cénit, a través de estos diez trallazos de rock and roll que nos retrotraen veinte años atrás, justo en pleno nacimiento del grunge.

Son, por tanto, Thee Hypnotics otros de esos outsiders que, ajenos a modas y aunque ubicados casi por necesidad en la escena grunge, se limitaron a dejarse llevar por sus influencias que iban desde los citados grupos de Detroit hasta Blue Cheer, Led Zeppelin, Captain Beefheart, New York Dolls o Muddy Waters, por citar algunos.

Quizá sea su siguiente trabajo, Soul Glitter & Sin (1991) su disco más reconocido a día de hoy, no lo sé. En él buscan más la experimentación y determinadas atmosferas, siempre sin olvidar su lado más cañero, aunque a mí no me llega tanto como este Come Down Heavy, una auténtica apisonadora de guitarras y decibelios sin descanso desde "Half Man Half Boy", pasando por "All Messed Up" o "(Let It) Come Down Heavy" como ejemplos. Aunque el ritmo no decae y es solo en el último tema, "Revolution Stone", cuando vemos a unos Hypnotics no tan directos y que cierran el disco en formato jam de 9 minutos, y buscando ya nuevos registros que ampliarían en su siguiente álbum.


VALORACIÓN:  8'5

TEMA CLAVE: "(Let It) Come Down Heavy"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: THEE HYPNOTICS - Live'r THan God (UK, 1989)




viernes, 18 de noviembre de 2016

ULTIMATE SPINACH - Behold & See (USA, 1968)

Ultimate Spinach son uno de los clásicos de la psicodelia americana y una de las principales caras del movimieno en Boston y en toda la costa Este. Sus dos primeros álbumes son auténticas joyas del rock ácido, tanto su debut como este Behold & See, ambos editados en el mismo año 1968 y tras los cuales vendría su tercer y último disco en 1969 y que no he tenido la ocasión de escuchar.

Este disco la verdad es que me hace recordar viejos tiempos, tiempos más hippies diría, cuando buceaba en la psicodelia y tras los grandes nombres conocidos por todos como Jefferson Airplane y demás aparecían otras bandas tan sorprendentes como Ultimate Spinach, con una música que nada tenía que envidiar a los grupos de la costa Oeste y que jugaba de tú a tú con cualquier otro artefacto lisérgico de la época.

Quizá podría decir que me gusta más este disco que el debut porque puede que en general las canciones de este Behold & See en conjunto me gusten más, aunque debería reoir el primero para convencerme del todo, ya que es un disco enorme también. Y es que temás como "Suite: Genesis of Beauty", "Jazz Thing", "Gilded Lamp Of The Cosmos"o la impresionante "Mind Flowers" hecen de Behold & See un catálogo de la mejor psicodelia de finales de los 60 que nos podamos encontrar. Psicodelia típica con evocadoras atmósferas ácidas, grandes arreglos y gusto por las armonías vocales, con la alternancia en las voces de Ian Bruce-Douglas y Barbara Hudson, las canciones de Ultimate Spinach te teletransportan en un instante a la America hippie sin necesidad de tomar ninguna sustancia, aunque acompañar el viaje de éstas ya es opcional y tampoco es una mala elección.


VALORACIÓN:  8'5

TEMA CLAVE: "Mind Flowers"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ULTIMATE SPINACH - St (USA, 1968)

sábado, 12 de noviembre de 2016

YESTERDAY'S CHILDREN - St (USA, 1970)

Otro ilustre del hard psych USA. Nada más y nada menos que Yesterday's Children y sú único disco.No se comieron una rosca en su momento y el grupo se disolvió tras el escaso éxito de este album pero hoy en dia y, aunque pertenece irremediablemente al underground setentero, el LP de Yesterdey's Children es bien apreciado por todos los fans de la psicodelia más sudorosa y pasada de rosca.

Y no es para menos, ya que este disco captura de forma muy genuina ese sonido hard psych, fruto de esa transición que se vivia en el momento de la psicodelia hacia el rock progresivo y que Yesterday's Children lo ejecutan desde el hard rock, aunque es un hard rock muy bañado en ácido, con ese sonido fuzz y con la bastante innovadora inclusión de dos guitarras, muy bien conjuntadas y que junto a la potente voz de Denis Croce y una contundente base rítmica forman un conjunto muy bien ensamblado.

Temas como "She's Easy" o "Hunter's Moon" son pura energía hardrockera y anticipan un sonido todavía por venir, mientras que en otros como "Paranoia", "Sad Born Loser" o "Sailing" son menos pesados pero tremendamente disfrutables, piezas siempre que entroncan con la psicodelia y donde aún se intuye ese pasado garagero de esta banda de Conneticut. El disco lo completan dos versiones: "What Of I" y "Evil Woman", así como el tema propio "Providence Bummer", donde coquetean con el boggie rock aunque siguen conservando el toque heavy.

Un disco en mi opinión muy bueno, más que por sus temas de forma individual por su sonido en general, que es lo que me parece más interesesante de Yesterday's Children. Un disco que no solo ha sabido envejecer bien (cosa nada fácil) sino que además ha quedado, de forma yo diría que definitiva, como una pieza valiosísima de la movida lisérgica americana, con un sonido muy auténtico y con ocho temas nada rebuscados pero muy bien ejecutados y la verdad, muy disfrutables.


VALORACIÓN:  8'5-9

TEMA CLAVE: "She's Easy"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: JOSEFUS - St (USA, 1970)









domingo, 30 de octubre de 2016

BANCHEE - Thinkin' (USA, 1971)

Parece ser que Banchee sí que tuvieron algo de fama por un breve periodo de tiempo, aunque reducida al area de Boston, de donde provenían el guitarra solista Peter Alongi y el bajista Michael Gregory Marino que se encargaron de reclutar al resto de miembros por los clubs de la zona hasta formar el grupo, aunque algunos miembros cambien entre el primer y el segundo disco.

Sin embargo parece ser que no vendieron un pimiento los pobres de Banchee. Tampoco parece ser que recibieran demasiada promoción de las dos discograficas donde grabaron sus dos LPs así que pronto se separaron dejando como legado este Thinkin' y su primer disco auto-titulado Banchee (1969).

En fin, la historia es mil veces vista y oida. Sobretodo en este blog, muy pendiente siempre de rescatar estos grupos y discos del underground sixties & seventies.

Y entrando en el meollo decir que, que conste que el primer disco de Banchee me gusta mucho, con temazos como "I Just Don't Know" o "Beautiful Day", que más de una vez han caido en algún que otro recopilatorio casero, pero es que este segundo disco tiene esa vuelta de tuerca guitarrera que tan fácilmente me cautiva.

Así pues a grandes rasgos mientras en el primer disco nos encontramos una psicodelia que mezcla momentos heavies con otros tranquilos, yendo del heavy psych hasta casi el psych folk, en este Thinkin' el grupo se aprieta las clavijas y ya desde el inicio con "John Doe" atacan con psicodelia guitarrera de la buena, siempre combinada brillantemente con armonías vocales que hacen de este disco uno de los mejores álbumes de heavy acid rock de su momento. Temas como el citado, "Wilya", "38" o el propio "Thinkin'" que da dan buena cuenta de la capacidad de Banchee para facturar material de primera.

Lo que me flipa a mí es como suena esa guitarra solista a lo largo del disco. Esa guitarra ácida que tiene ese sonido tan especial que por mucho que los grupos actuales intenten reproducir solo estas bandas antiguas son capaces de capturar y que exceptuando en la pseudo balada "Iceberg" podemos drisfutar en todo el disco.

Es por tanto un gran disco este de Banchee y en su estilo de lo mejorcito. Puede que en su momento no tuvieran suerte los de Boston pero la consideración hacía este grupo ahora en la era internet puedo asegurar que es excelente, siempre hablando desde el punto de vista de los psych-freaks, al menos.

VALORACIÓN:  8'5/9

TEMA CLAVE: "38"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: BANCHEE - St (USA, 1969)



sábado, 22 de octubre de 2016

RED APPLE - Pow Wow (ESP, 2016)


Aunque tras diez años ya llevan cuatro discos a sus espaldas tengo que confesar que los madrileños Red Apple son un descubrimiento reciente para mí. Y vaya descubrimiento pues este Pow Wow es para mí, y ya desde el momento en que salió y tuve la ocasión de escuchar, uno de los discos del año.

La propuesta de Red Apple tiene todos los ingredientes para ser top en Stoned Guitar: hard rock, blues rock y una pequeña dosis de psicodelia, todo ello repartido en diez temas variados pero al mismo tiempo fieles a un estilo y a una forma de entender la música que comparto de tal manera que empaticé a los pocos segundos de escuchar esa bomba de adrenalina que es "We Could Stop It Right Now", corte que da inicio al disco de forma apoteósica.

Uno de los puntos fuertes del trío es que, aunque rescaten sonidos pasados, suenan frescos a lo largo de todo un disco que traspira autenticidad por todos sus poros. Convencen en temas como el citado o los siguientes "Save Me Rock And Roll" o "One Girl Band", de sonidos reconocibles pero dificiles de encasillar pues tocan diferente palos como blues, rock and roll o tiran a baladas como "Condescending Girl".

"Wish I Was There" es uno de los platos fuertes del disco y es en sí mismo un buen resumen del disco y de lo bien que suenan Red Apple. No me convencen tanto los doce minutos de "All You Need Is Pain" aunque lo encuentro casi entrañable por haber metido ese pedazo solo de batería interminable, que es como un canto de añoranza a nuestros amados setenta, donde los grupos tenían esa dichosa manía.

Otros temas destacables son "Go To School" o "Going To Formentera" y sobretodo la cover de Groundhogs "Cherry Red", un auténtico himno, que no solo no mancillan, sino que lo ejecutan de forma brillante y con la excelente aportación a las voces de la bajista Isabel Walsh y que en mi opinión le da un plus al tema. Me encanta esta cover.

Enorme disco y a seguir indagando en su discografía.

VALORACIÓN:  8'5/9

TEMA CLAVE: "Wish I Was There"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: RED APPLE - The WOW! Signal (ESP, 2014)

sábado, 15 de octubre de 2016

BODKIN - St (UK, 1972)


Gracias a los compañeros de Mentes de Ácido y a propósito de su reciente reseña, rescato del más puro ostracismo a este quinteto escocés, otro de esos grupos que ocupaban los últimos puestos en mis tareas de revisión pendientes y que por fin he decidido poner solución. Y vaya si me ha gustado lo he que ha pasado por mis oidos.

Me ha sorprendido mucho el disco de Bodkin, puesto que lo tenía como algo de menos calidad que lo que finalmente me he encontrado. No lo recordaba así en absoluto. Bueno, para ser sinceros no lo recordaba nada, ya que creo que solo lo escucheé una vez de pasada y hará mil años de eso.

Craso error por tanto no apreciar las bondades de este artefacto. Y es que, hablando de todo un poco ¿no es adorable esa portada que presenta este artefacto?. Maravillosa, sin dudas. Empezamos bien, por tanto, con esa cubierta de serie B. Aunque la música por suerte juega en otra liga puesto que, sin despegarse del underground, Bodkin ejecutan un hard rock progresivo de los que quitan el hipo, con potentes guitarras y teclados omnipresentes, como no podía ser de otro modo.

Me gustan especialmente los tres primeros cortes (los más extensos), las dos partes de "Three Days After Death" y "Aunt Mary's Trashcan" donde instrumentalmente se gustan más y donde podemos disfrutar de esos pasajes heavy progresivos dominados por el hammond principalmente. Un sonido en general que recuerda en cierta forma a grupos como Deep Purple, Uriah Heep o Atomic Rooster, aunque también metería yo en el pack a los también escoceses Writing on the Wall o incluso a Salem Mass, otros obsesos del organo y con los que comparten también un rollito oscuro en su sonido, aunque ni de lejos tan marcado en el caso de Bodkin.

Un gran disco por tanto, del que me gustan hasta los andares, como se suele decir, puesto que hasta los dos temas restantes de "solo" cinco minutos suenan de puta madre. Un disco que transpira aroma a su época desde el underground más absoluto y enternecedor.


VALORACIÓN:  8'5

TEMA CLAVE: "Three Days After Death Pt 1"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: WRITING ON THE WALL - The Power of The Pics (UK, 1969)


martes, 11 de octubre de 2016

CLARK HUTCHINSON - Retribution (UK, 1970)


No hay una corriente de opinión muy unánime en torno a Clark Hutchinson y su Retribution. Elogios y reproches se reparten en torno a un disco que es de esos que no dejan indiferente a quien lo escucha. Y no deja indiferente porque su música en cierta forma descoloca y depende en gran medida de la predisposición y expectativas del oyente. Como todas las demás, supongo. Pero en este caso más, si cabe.

La experimentación siempre ha estado ligada a este cuarteto londinense. A pesar de empezar grabando un álbum de blues (aunque editado en los 90) en grupo pronto empezó a acercarse al progresivo, la psicodelia o el jazz en su disco A=MH2, un disco prácticamente instrumental con cinco extensos cortes, donde ya muestran su interés por esa fusión de estilos y por esa voluntad de dejarse llevar, más que por composiciones ordenadas o convencionales.

En Retribution continua el formato de temas largos, y de nuevo le dan formato al LP con cinco temas donde tocan varios palos. La cosa empieza fuerte con "Free To Be Stoned", un canto juvenil a las drogas a base de heavy blues y cantado de forma desatada por Andy Clark. Yo creo que ya por temas como este hay que querer a Clark Hutchinson. No hay más.

Cambio de registro con la jazzística "After Hours", un tema instrumental de 10 minutos bien hecho pero que personalmente no me llama mucho la atención. Me gusta más "In Another Day" donde prueban con una balada acid rock, en el tema más corto del disco, para volver a los más de 10 minutos de "Best Suit". De nuevo, y como ocurría en "After Hours", le pesa un poco la duración porque el tema en sí es bueno, pero seguramente menos minutaje hubiera sido mejor. En cualquier caso, gran trabajo de Mick Hutchinson a la guitarra.

Y para finalizar, "Death, The Lover", donde tras un riff inicial a la Sabbath, vuelve la voz demente de Andy Clark en una canción que vuelve a ubicar a Clark Hutchinson en el mejor freak rock, recordando a otros ilustres como la Edgar Broughton Band. Es el registro en el que mejor encajan, en mi opinión y donde más me gustan. Por eso para mí son el primer y el último los mejores temas de Retribution.

En disco muy peculiar por tanto, pues combina grandes momentos con otros prescindibles pero que resulta muy interesante para los que que gusten de zambullirse en las rarezas setenteras como esta.


VALORACIÓN:  8

TEMA CLAVE: "Free To Be Stoned"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EDGAR BROUGHTON BAND - Wasa Wasa (UK, 1969)



lunes, 3 de octubre de 2016

SAM APPLE PIE - St (UK, 1969)

Vamos hoy con un poco de blues de la mano de los británicos Sam Apple Pie, otros desconocidos para el gran público, pues apenas cosecharon éxito con sus dos únicos discos, siendo su actuación en el festival de Glastonbury la fita más recordada de su corta trayectoria. Así son las cosas.

No he escuchado el segundo disco del grupo (East 17, 1973) pero este debut de Sam Apple Pie es más que interesante. Con todos los ingredientes que tiene que tener una banda de blues rock, que básicamente son buenas guitarras y mucho feeling, además de buenas canciones, la banda inglesa firma un trabajo notable y es de extrañar que haya pasado tan desapercibido. Ok, no inventan nada, pero en lo suyo me parecen muy buenos.

La inclusión de dos guitarras le dan un aire muy rockero al disco como atestiguan por ejemplo los temas que abren y cierran el disco, "Hawk" y "Moonlight Man" aunque en mi opinón el mejor tema no es el más hard rockero sino el más atrevido y psicodélico que es "Winter of My Love", un tema que se sale bastante de la tónica habitual en estos grupos con unos sonidos más que sugerentes. Hay otros temas de puro blues como "Sometime Girl", otros enérgicos o de boggie rock como "Tiger Man" o "Something Nation" e incluso una balada un poco descafeinada como es "Anabelle", con lo cual la cosa es bastante variada dentro de las limitaciones que marca el estilo.

Un disco de género, podríamos decir. Con sonidos clásicos pero muy bien ejecutados y con algunos temas como los citados "Winter of Love" o "Moonlight Man" especialmente acertados.

VALORACIÓN:  8

TEMA CLAVE: "Winter of My Love"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: BAKERLOO - St (UK, 1969)

domingo, 25 de septiembre de 2016

PRIMEVIL - Smokin' Bats at Campton's (USA, 1974)


Smokin' Bats at Campton's pertenece un amplio grupo de discos que no saboreé debidamente en su momento, pues en aquel entonces la música se me acumulaba a mi alrededor como otro vicio más sin, a veces, prestar atención a discos tan buenos como el que hoy nos ocupa.

El disco en cuestión creo que sorprende por tener más argumentos de los que pudiera parecer así de primeras. Y digo esto porque quizá por su portada o un poco por todo, pudiera parecer algo muy underground, con mala producción y tal, pero cuando lo escuchas compruebas que está sorprendentemente bien hecho, para lo desconocido que es.

Dentro de su indudable militancia en el hard 70's el álbum de Primevil es bastante variado pues, aún practicando un hard rock en cierta manera clásico en su forma, picotea de aquí y de allá añadiendo, a esa base típicamente hard rockera de primera mitad de los 70, destellos progresivos y psicodélicos sin olvidar el blues rock, latente en todo el trabajo pero presente en cuerpo y alma en temas como el último del disco, "Your Blues".

Es muy estimable que ningún corte desentone en este único disco de la banda de Indianápolis, aunque puede que tampoco destaque ninguno. La cuestión es que, como decía, la selección es variada y nos hace disfrutar esos 35 minutos que dura el disco de un hard rock de calidad. La inicial "Leavin'", la adictiva "High Steppin' Stomper" y hasta la notable pieza instrumental "Fantasies", una de las mejores del álbum, hacen que aprueben con nota este cuarteto. Un formato por cierto que en este momento ya empezaba a darse con más asiduidad en el hard rock y que a mí me gusta mucho ya que esa segunda guitarra aporta mucho.

Un disco que lejos de espectacularidad juega sus bazas en el buen hacer del grupo facturando temas del mejor hard rock con gran solvencia aunque sin llegar a la grandiosidad.


VALORACIÓN:  8

TEMA CLAVE: "Fantasies"

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: TEAR GAS - St (UK, 1971)